978 84 8191 010 01

6,00 

Autor/s: Alberto Zurrón | |
Año: 1994
ISBN: 84-8191-010-4
Nº de edición: 
Encuadernación: Rústica
Formato: 21×15 cm
Páginas: 72
Recorrido: Premio de Poesía Villa de Cox

EXTRACTO
CUBIERTA

Habitar en la onda

Peso 100,00 g
Autor

¿Para qué el movimiento de los astros?
En la actitud más quieta ama ahora aquel
que gravitaba enloquecido entre cuatro paredes
sin hallar entradas al laberinto vibrante de la amada,
como quien se entrega con resignación al viaje infinito
de la noria en cuyo eje giran velozmente, confundiéndose,
multitud de fuentes flameantes en suprema y desnuda caída,
Entonces, ¿por qué no el movimiento de la onda?
Sólo la onda conoce lo que es mover las cosas sin desplazarlas.
Eso es el sublime equilibrio: ascender
en el descenso. Pero tú te abocabas a los abismos
mientras yo, más seguro, me quedaba en el centro de las cosas
y así iba sobreviviendo.
Era como el ruido sordo que produce la pareja
de bailarines cuando tras ejercitar su arte
con altiva perfección se sorprenden de lo mucho realizado
y se pierden, de pronto, a ras de suelo,
en su propia espalda,
en su hermético círculo de espaldas bien torneadas,
como si el mundo que ambos compartían estuviera
de repente amenazado por una gran equivocación.
Porque en un mundo doble se es feliz a medias.
Y uno de los dos debía abandonarlo todo. TODO.
Entonces, yo fue ese amor que terminó por desbordarte,
en el que tan necesariamente te derramaste,
al igual que hacen ciertos estanques cuando en la noche
se abren a oleajes de luz que los vuelven tan distintos.

“Habitar en la onda, aprender a volar majestuosamente…”, de Alberto Zurrón

“Mi estimado amigo:

He leído con atención, o, mejor dicho, me he hecho leer y escuché atentamente el poemario que tan galantemente me ha dejado usted, y que fue premiado por un exigente jurado, a cuya decisión me uno.
Me tomo la libertar de recordarle a usted cierta carta de nuestro muy amado Rilke a un joven poeta. En ella ponía la condición de la experiencia, sin precisión de grados. Yo me atrevo a ir más allá de nuestro amado poeta y recordarle a usted que su primer libro, el titulado Aria y Fantasía representa un primer grado de experiencia, y éste que comentamos el segundo. Espero que el tercer grado no se hará esperar: es aquél cuyos poemas valen universalmente y sirven para que un hombre cualquiera en una situación determinada los haga suyos y encuentre en sus palabras la expresión de lo que él mismo siente y no puede formular. Es a mi juicio, la función más elevada del poeta.”

Gonzalo Torrente Ballester al autor, Salamanca 23 de febrero de 1994.

49 disponibles

Título

Ir a Arriba