978 84 8191 808 31

22,00 

Autor/s: Al Berto
Año: 2007
ISBN: 978-84-8191-808-3
Nº de edición: 
Encuadernación: Rústica
Formato: 22×14 cm
Páginas: 292
(Próximamente extracto y cubierta)

EXTRACTO
CUBIERTA

El miedo: poemas escogidos, 1976-1977

Peso 400,00 g
Autor

La intensidad de la poesía de Al Berto se hace sentir en todas y cada una de las páginas de El miedo, volumen que en 1978 reunió por primera vez toda la producción del autor y que supuso un hito en la moderna poesía portuguesa. Los grandes temas poéticos de siempre -el amor, la pasión, el mar, la melancolía, la belleza, etcétera- son tratados de forma provocativa y transgresora, pero siempre llevando la palabra a su máximo esplendor metafórico.
La presencia constante de los motivos marinos -que se repiten casi obsesivamente- se mezcla a menudo con otros asuntos como la muerte, los viajes -reales o, más frecuentemente, situados en un nivel onírico-, la melancolía, el homoerotismo o la pasión, lo que provoca una interpelación vital y poética donde lo misterioso se confunde con lo simbólico y se promueve una especie de romanticismo escatológico.

Al Berto escribió una vez: “Las grandes pasiones son siempre repentinas. Sobre todo si se trata de un desconocido que se cruza en el camino”. Así es su poesía: el (des)conocido que se cruza en nuestro camino y que permanece para siempre. J.G.R.

 

 

 

 

Al Berto, (1948-1997) nació en Coimbra, pero con un año su familia se trasladó a Sines, ciudad costera a la que dedicaría tantos poemas como cariño. La circunstancia de vivir a la orilla del mar habría de convertirse en un aspecto de influencia decisiva tanto en su trayectoria vital como en su escritura. Su obra completa se recogió en la primera edición de O Medo. A esta edición, que provocó el reconocimiento del autor con el premio Pen Club de Poesía, le siguieron otras, siempre aumentadas con textos nuevos como Huerto de incendio, lo que atestigua la gran fuerza verbal del poeta. Su temprana vocación artística jugó un importante papel porque condicionó su camino: primero, su estancia en Lisboa para estudiar arte y, más tarde, en Bruselas donde profundizó en estos intereses; pasó por ciudades en las que entró en contacto con aquellos que no estaban lejos de ser considerados como el lumpen; asumió una actitud provocativa en su concepción de la belleza y en la exaltación genetiana de los ambientes marginales y de los aspectos escatológicos o en la celebración de los sentidos. Los permanentes sentimientos de esplín y de melancolía reflejan una vida que Al Berto vivió al límite; su ascendencia inglesa y burguesa no le impidió elegir una forma de vida que podría considerarse fuera de lo establecido. Al final, se redimió por la muerte. Esa muerte que siempre presintió y que constituyó una de sus obsesiones, terminaría por llevarse precozmente a una de las voces más intensas de la literatura portuguesa del siglo XX.

50 disponibles

Título

Ir a Arriba