Por José Carlos Rosales, Granada Hoy.

Francisco Baena ha escrito una pequeña saga familiar, una saga que va bastante más allá de ser una saga o genealogía familiar. También funciona como la panorámica meditativa de una época reciente de la historia de España, un país cuya historia siempre es una historia reciente; ya se sabe, los españoles nunca hemos sabido dar por terminada una época, un ciclo, una querella.

Leer la reseña completa aquí